• Estamos allí, donde hay una situación difícil… para Atenuar ese momento.

NOTAS DE INTERÉS

¿Sabemos qué es un A.T?

Hacia fines de los años 60, surge en nuestro país, una alternativa frente a las descompensaciones psicóticas…

¿Qué hace exactamente un A.T.?

El pedido de un acompañante terapéutico, puede venir del equipo tratante, de la familia o del mismo paciente…

¿Que necesito? ¿Un A.T. o una cuidadora?

En los últimos años se ha incrementado la necesidad, tanto de los acompañantes como de los cuidadores…

¿A qué población se dirige la asistencia del A.T.?

Pacientes psiquiátricos agudos o crónicos, pacientes con trastornos de la personalidad, discapacidades …

¿Sabemos qué es un Acompañante Terapéutico?

Hacia fines de los años 60, surge en nuestro país, una alternativa frente a las descompensaciones psicóticas. En esos años se comienza a utilizar una herramienta humana como dispositivo denominado “amigo calificado” sin saber a ciencia cierta cuál sería el impacto en estos pacientes. Con el correr de los años, se fue observando la eficacia terapéutica del contacto personal entre el agente terapéutico y el paciente.

El gran avance de las neurociencias, no sólo en farmacología sino también en otros aspectos de intervención, hizo necesario la re formulación de los tratamientos frente al padecimiento.

Una de las consecuencias de esta nueva mirada, fue la generación de recursos como por ejemplo, el “Hospital de Día” y con el tiempo, la incorporación de musicoterapia, arte-terapia, etc.

En este recorrido histórico, también la figura del acompañante terapéutico, ha ido modificando su accionar ya que se ha extendido su aplicación a diferentes edades y patologías, no sólo en el área mental sino también en la clínica.

Es innegable su desarrollo progresivo, creciente y eficaz, lo que le ha permitido tener un lugar reconocido como agente de salud. Esto trajo aparejado, la necesidad de la capacitación. Es por ello, que en ATENUAR todos los A.T. tienen título oficial reconocido por el Ministerio de Educación. Es fundamental para el ejercicio de esta profesión la actualización permanente de conocimientos concurriendo a cursos, jornadas y seminarios. Dentro de nuestro equipo, realizamos reuniones cada quince días, para compartir experiencias y ampliar posibilidades de acción.

¿A qué población está dirigida la asistencia del Acompañante Terapéutico?

–  Pacientes psiquiátricos agudos o crónicos.
–  Pacientes con trastornos de la personalidad.
–  Discapacidades en general.
–  Afecciones clínicas (oncológicos, ACV, Parkinson, Esclerosis Múltiple, etc.).
–  Psicosis / Demencias.
–  Trastorno bipolar / Fobias/ Ataque de Pánico.
–  Trastornos Alimenticios.
–  Adicciones.
–  Trastornos generalizados del desarrollo.
–  Autismo.
–  Trastornos del Aprendizaje.
–  Trastornos Neurológicos.

Por ser parte de una configuración moderna de la salud, y dada la plasticidad de sus funciones iré desarrollando en los siguientes artículos otros ítems que hacen al quehacer del A.T.

También la intención es traer un poco de claridad y especificar “cuándo y cómo” incorporar a un acompañante terapéutico, enfermero, cuidador eventual, etc., ya que a la hora de tener que decidir la oferta es muy amplia y trae confusión como por ej., lo que se llama Acompañante de Salud, que es un nombre de fantasía que no corresponde a un titulo reconocido.

No dude en llamarnos y consultarnos.

¿Qué hace exactamente un Acompañante Terapéutico?

El pedido de un A. T., puede venir del equipo tratante, de la familia o del mismo paciente. El A. T. se inserta en la vida cotidiana del enfermo, ya sea en su domicilio, la institución en la que se halle internado, o en forma ambulatoria. Trabaja dentro de un equipo interdisciplinario y siguiendo las consignas del terapeuta de cabecera.

Sin embargo, no se trata de una relación simétrica, de igualdad, ni de amistad. Sino que hay una estrategia dirigida hacia un objetivo dentro del tratamiento, y esto es lo que la diferencia de una situación no terapéutica, en la que sólo se comparte algo con el otro, como por ejemplo, con un amigo. En síntesis, el A. T. no es familiar ni amigo como tampoco enfermero o el que “cuida”. Se genera un vínculo particular donde la función y presencia apuntan a lo terapéutico.

El objetivo es muy diferente si hablamos de salud mental y patologías clínicas. En el primero, el foco se pone en la re sociabilización, mientras que en el segundo caso, acompañar al paciente en los vaivenes de su padecer.

El A. T. es un agente de salud capacitado que acompaña el tratamiento de un paciente en un momento particular de su vida, donde no puede auto-valerse. El foco esta puesto en atenuar y atemperar su sufrimiento. El Acompañamiento Terapéutico constituye un rol de múltiples funciones: compartir, escuchar, observar, ayudar a hacer cosas, frenar impulsos, contener, estimular, etc., pero no interpretar.

¿Qué significa trabajar en equipo?

El equipo está constituido básicamente por: un terapeuta individual y/o uno familiar, psiquiatra, neurólogo, uno o más ates. y un coordinador de éstos . Además pueden participar, cuando sea necesario: fisioterapeutas, músico-terapeutas, fonoaudiólogos, etc.

El equipo tratante además de indicar el Acompañamiento Terapéutico, será el encargado de establecer las consignas (o encuadre): horarios, tipos de salidas, permisos, restricciones, riesgos, urgencias, hacia donde apunta el acompañamiento, cuál es su objetivo y el número de acompañantes terapéuticos.

Cuando el pedido viene de la familia o el mismo paciente, como coordinadora me pongo en contacto con los profesionales para fijar los objetivos del acompañamiento y mantener una comunicación que permita el aporte de todos a favor del paciente.

¿Qué necesito? ¿Un Acompañante Terapéutico o una cuidadora?

En los últimos años se ha incrementado la necesidad, tanto de los A. T. como de los cuidadores. Pero al mismo tiempo han surgido otras ofertas como “acompañantes de salud” que en realidad confunden, ya que es un nombre de fantasía o moda que a la hora de tener que decidir el personal adecuado confunden a las personas.

En primera instancia, un acompañamiento terapéutico, es un dispositivo flexible que puede implementarse en diferentes ámbitos: institución, domicilio, ambulatorio. Dicha tarea la realiza un agente de salud que trabaja en forma interdisciplinaria con los profesionales (psiquiatras, neurólogos, gerontólogos y psicólogos) que atienden al paciente. Lo hace aunando criterios y logrando intervenciones que tengan unidad de criterio.

Es decir, es un trabajo coordinado, con orientación a objetivos y donde se pone el foco en la particularidad y singularidad de la problemática de cada paciente dentro de un equipo interdisciplinario.

La función de los A. T. constituye un rol de múltiples funciones: actúa como soporte, genera el restablecimiento de lazos sociales, contiene al paciente y a su familia en situaciones de crisis, ofrece un espacio de diálogo donde la problemática a resolver puede encausarse a través de la palabra, estimula, comparte, sostiene al paciente en su escolaridad, promueve la reinserción social por medio de diferentes actividades recreativas, etc.

El A. T. se desempeña en forma ambulatoria y se incorpora a la cotidianeidad –familiar y social- de la persona: domicilio, calles, escuela, bares, cine, clubes, parques, shopping, etc. Utiliza el espacio de circulación del paciente para promover el desarrollo con un proyecto terapéutico y para esto se sirve de lo cotidiano y habitual.

Los cuidadores (asistentes gerontológicos, asistentes en discapacidad) realizan otro tipo de tareas que se encuentran más relacionadas con el bienestar y confort del paciente. Se encargan de: asistir a la persona para comer, movilizarse, higiene, entretenimiento, etc. Básicamente, se trata de un servicio de cuidados destinado a la contención y asistencia para personas que estén atravesando una situación como: quirúrgicos, oncológicos, gerontes, etc.

Esta tarea puede realizarse en domicilio o en alguna institución, la cantidad de horas puede variar. La diferencia entre uno y otro, recae en las funciones y tareas, ya que como su nombre lo indica el acompañante terapéutico es un profesional de la salud capacitado (titulo terciario) que pone el foco de su actividad en lo terapéutico, mientras que los cuidadores, asisten al paciente para su mejor bienestar.

La demanda y el crecimiento de estos servicios han ido en aumento en los últimos años. Ello se debe en gran medida a la eficacia que han demostrado a la hora de intervenir en situaciones, donde es necesario delegar por un motivo u otro la asistencia de un ser querido en manos profesionales.

Desde Atenuar estamos para orientarte y pensar juntos la mejor alternativa.

No dudes en llamarnos o consultarnos.

¿A qué población está dirigida la asistencia del Acompañante Terapéutico?

– Pacientes psiquiátricos agudos o crónicos.
 – Pacientes con trastornos de la personalidad
 – Discapacidades en general
 – Afecciones clínicas (oncológicos, ACV, Parkinson, Esclerosis Múltiple, etc.)
 – Psicosis
 – Trastorno bipolar / Fobias/ Ataque de Pánico
 – Trastornos Alimenticios
 – Adicciones
 – Trastornos generalizados del desarrollo
 – Autismo
 – Trastornos del Aprendizaje
 – Trastornos Neurológicos
 – Demencias

Campos en los que se desarrolla un A. T.:

 – Salud mental
 – Casos clínicos
 – Edad temprana

Actividades, ¿qué hace un A. T.?

Entre las multifacéticas actividades que realiza el A. T. está la búsqueda de alguna en la que el paciente se vea convocado. De esta manera se conectará con algo que le guste o interese.

Esto significa también, evitar la rigidez y poder adaptar el curso de las actividades a los factores externos y cambios situacionales.

También significa respetar la singularidad del paciente, estimularlo a poder elegir y recuperar su autonomía dentro de sus posibilidades.

Otra función es la de brindar asistencia en las actividades de la vida cotidiana: compras, pagos, actividades sociales, manejo del dinero, etc.

Eventualmente, poder insertar al paciente en diferentes propuestas educacionales y/o laborales, siempre y cuando la patología, o su progreso en el tratamiento lo permitan.

– No es cuidador ni enfermero. Tampoco es un familiar ni “la persona que lo atiende”. Es el acompañante terapéutico: un profesional con la preparación adecuada.
 – “Es un agente de salud, entrenado y capacitado en una institución reconocida para tal fin”.

Funciones:

– Contención del paciente y su familia en situaciones de crisis y/o emergencias clínicas
– Control de la toma de medicación
– Acompañar en traslados y procesos de transición hacia una externación y/o situación de alta.

Algunas de las actividades que realiza un A. T.

 – Estimulación cognitiva – Juegos de salón: cartas, domino, memotest, etc.
 – Paseos: salidas culturales (museos, conciertos, etc.), recreativas, caminatas, etc.
 – Talleres: artesanías, músico-terapia, arte terapia, coro, yoga, etc.
 – Medicación.
 – Trámites y viajes.